lunes, 8 de agosto de 2011

Sueño prohibido

Detesto esa forma tan tuya de besarme y hacerme estremecer
al punto de hacerme volar y anhelar que me hagas el amor 
en el instante mismo que mis labios tocan los tuyos.

Desearte con la pasión y el frenesí desesperado 
pidiendo tan solo que esta noche te quedes conmigo
me tomes me hagas tan tuya y tu ser tan mía 
pero todo termina, me dejas, me besas, te vas
y recuerdo al paso del viento que solo es un 
sueño mas,un sueño que volvimos prohibido. 

1 comentario:

  1. Ohh! el deseo. Tan suave como el delicado roce de una rosa y tan poderoso como un tren a vapor. Pues, siempre hay tiempo despues para divertirse un poco mas no?

    ResponderEliminar