domingo, 5 de agosto de 2012

TENEMOS QUE HABLAR


Esperando la esperanza se llamaba solitaria, la rodeaba el mundo pero solo aguardaba su acción inminente pese a su ira cegada, no es por confiar o desconfiar, por el sexo o las caricias ni siquiera por la atención o la indiferencia es… ¿qué es?

Es la mezcla de todo, de la palabra conjunción justificada al amor, ¿qué tanto debe resistir?, ¿por qué debe continuar?; no es dar las respuestas o esperarlas, tal vez es más simple –Tú tienes lo que busco-, más no lo que espero y yo espero lo que digo pero tú haces lo que quieres, tal vez no hablo de poesía quizá sea mi eufemismo para justificar nuestras acciones de no decirnos lo que hay que hacer porque lo sabemos y si lo sabemos ¿por qué actuamos tan estultas?

De acuerdo el ser humano es necio y caprichoso por naturaleza pero si es cegado de orgullo el autoengaño se vuelve su aliado, solo hay que dejar la estupidez a lado, bajar las caretas, no creer que no hay tiempo, es darnos el tiempo, buscar el momento , mantener la integridad y decir la verdad.

Solo así descubrirás que siempre permaneces en mí pese a las lágrimas o las risas, que es instante de abrazos no de heridas o  egos absurdos, qué es pulir lo que somos para lograr lo que queremos, porque sabes que siempre te amaré de las mismas tres maneras que siempre porque vives en el corazón aunque tal vez ahora debería ordenarle solo latir.

“Pese a las derrotas mantén la integridad de una sonrisa para conquistar las victorias”